Bukhara: El corazón de la Ruta de la Seda

Madrasas, mezquitas, minaretes. Colores azules y naranjas. Bukhara sorprende al visitante en cada esquina con siglos de historia, cultura y su típica arquitectura en mosaicos.

Un sabio dijo una vez que si “Samarkanda es la belleza de la tierra, Bukhara es la belleza del espíritu”. No le faltaba razón en absoluto al referirse a uno de los cuatro lugares que actualmente forman parte del Patrimonio de la Humanidad que tiene Uzbekistán. Los viajeros que alguna vez han tenido la inmensa fortuna de conocer ambas saben perfectamente que la fama recayó en la capital de Tamerlán mientras que Bukhara se guardó una gran virtud, ser la ciudad más hermosa de la Ruta de la Seda. Durante siglos Santa, eternamente Noble, se lleva consigo los mejores epítetos envueltos en cúpulas azuladas, minaretes grandiosos y una mezquita para cada día del año. Sagrada para el Islam, e imán de los peregrinos quedando a la sombra únicamente de la Meca, es con total probabilidad un rincón indiscutiblemente grandioso en todo Asia Central. Se cuenta que había más de trescientas mezquitas y un centenar de madrasas (escuelas coránicas) y que en su subsuelo están enterrados los cuerpos de muchos hombres considerados ilustres por la tradición Islam. Hoy en día este «enfriamiento» hacia el laicismo hace que apenas sean pocos los edificios religiosos los que se usan como tal, aunque no al nivel de Samarkanda o Tashkent donde esas profundas raíces musulmanas parecen haberse olvidado salvo por los contoneos de alguna que otra cúpula azulada.Para la Ruta de la Seda, Bukhara, fue también un nudo importantísimo de comunicaciones y, por supuesto, de influencias y saberes que se transmitieron a un lado y otro de forma constante.

Lugares de interés:
Complejo Poi Kalon (mezquita, alminar y madrasa)Por Poi Kalon (también escrito Po-i-Kalan) se entiende la fusión de tres monumentos: La Mezquita Kalon, el Minarete Kalon de 48 metros de altura y la Madrasa Mir-i-Arab. Elementos con historias diferentes y que se los debería tener en cuenta por separado, pero es su conjunción la que construye el más hermoso y genuino decorado de una Bukhara inenarrable. Porque basta con agruparlos desde cualquier ángulo de la ciudad que se precie y entender las razones de ser todo un símbolo.
Minarete Kalon (Minâra-I Kalân)
El símbolo más reconocible de Bukhara fue algo así como el Faro de la Ruta de la Seda. Incluso creo que podría seguir recibiendo semejante título honorífico. Levantado, nada menos, que en el Siglo XII como parte de una Mezquita anterior a la que hay ahora (S. XVI), llegó a ser el minarete más elevado del mundo musulmán con sus sorprendentes 48 metros de altura. Ha soportado terremotos y guerras de todas las épocas pero aún así ha podido resistir para superar sus ochocientos años  de edad en un envidiable estado de forma. Testigo de cómo Bukhara fue pasando de unas manos a otras, llegó a perder su sentido original en varias ocasiones, pero siempre ha estado ahí, vigilante, amenazante en algunos casos. 

Mezquita Kalon (Masjid-I Kalân)
La Mezquita de los viernes no sólo es la más importante de Bukhara sino una de las más grandes de Asia Central, superada tan sólo por Bibi Khanum, en Samarkanda. Aunque su origen viene nada menos que del año 795 después de Cristo y parece que fue agrandada por Ismail Samani (fundador persa de la Dinastía Samánida, que renunció al Zoroastrismo por el Islam), su estructura actual es de mediados del Siglo XVI, una vez las tropas de Genghis Khan la destruyeron por completo. La historia cuenta que el propio Genghis Khan la vio tan hermosa que creyó que no era una mezquita sino el Palacio del Emir y por eso la mandó prender fuego. Sólo tendría piedad con el minarete, ya que fue lo que verdaderamente le asombró.

Madrasa De Mir-I-Arab
Al Siglo XVI, al igual que la mezquita, pertenece uno de los Centro de Enseñanza Islámica con más renombre de la región centroasiática. Mir-i-Arab, que significa «Príncipe de los árabes», es la plasmación en piedra y azulejo de la obra religiosa de Sheikh Abdullah Yamani, amigo y consejero espiritual del Khan de la época, el shaybánida Ubaydullah. Enfrentada puerta con puerta a la mezquita, posicionalmente hablando, supuso el remate indispensable para alcanzar lo sublime en la plaza central de la ciudad. Poi Kalon ya tenía lo que le faltaba para entrar dentro de la perfección como uno de los conjuntos monumentales más admirables no sólo de Asia sino del mundo.ORIENTE VIAJES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s