Museo de Joyas de Teherán: el tesoro sin par

El Tesoro de joyas reales nacionales de Irán se trata de la mejor colección de joyas más preciosas del mundo. El tesoro tiene una historia interesante. Es la recopilación hecha a través de los siglos por las distintas persas. El valor real del tesoro no está determinado. 

En los últimos 25 siglos, los reyes iraníes estaban recopilando joyas y adornos cada vez que el país estaba en paz. Las cortes reales y los tesoros de los reyes sasánidas, en particular Khosro Parviz, son míticos y tienen un lugar especial en los libros de historia. 

El establecimiento de la unidad nacional y política en Irán, y conquistas consecutivas durante la dinastía safávida, especialmente las de Shah Abbas, llevaron a la compilación de un tesoro inapreciable de gemas y joyas. Según los turistas extranjeros, la corte safávida tuvo mucho cuidado con el mantenimiento y registro del tesoro real, que era por entonces entre las colecciones más prestigiosas y grandes del mundo. 

Las gemas y las joyas que se estaban guardado en el tesoro Safávida provenían de una variedad de orígenes como: el legado de los gobernantes anteriores, las gemas extraídas de las minas de Khorasan y Turkestán, madreperlas atrapadas en el Golfo Pérsico, regalos enviados por reyes extranjeros o gobernantes locales, botines de guerra y artículos comprados, incluyendo los de Tavernier y Chardin. Los emisarios de los reyes Safávida a India, Imperio Otomano y países europeos como Italia y Francia también compraron preciosas joyas y regresaron a Isfahán.

Cuando Irán era en caos, los saqueadores, que incluían a los que tenían una gran parte del tesoro o habían comprado pequeñas fortunas de soldados a precio bajo, comprendieron que el mercado indio era más adecuado para comerciar sus saqueos. Así, una buena parte de las ganancias de la dinastía safávida fueron transferidas a la corte Teimurid de India. 

Nader Gholi, que acompañaba al rey iraní, Shah Tahmasb II, al entrar en Isfahán, solo pudo recuperar la parte del tesoro que había sido traspasada a Ashraf Afghan por Mahmoud Afghan. Después de eso, Nader Shah escribió unas cartas al corte indio para recuperar la posesión de joya robada. Cuando el rey indio desafió el aviso de Nader, el rey Afshari invadió India. Después de la ocupación de Delhi nombró a Mohammad Shah como el rey de India. Mohammad Shah aceptó transferir la consignación de joyas y armas a Nader Shah a cambio de su promesa de tregua. 

Poco después de que Nader Shah muera en 1747 EC, Ahmad Khan Ebdali, comandante del ejército de Nader Shah, saqueó el tesoro real con la ayuda de varios soldados con quienes había reunido. Una de las piezas más preciosas que fue salido de Irán de contrabando y nunca se recuperó fue el diamante Kuh-e Nur

The Kuh-e-Noor in the crown last worn by the Queen Mother of
Britain. 105.6 carats (21.12 g)

Lo cierto es que la entrada al lugar del tesoro impresiona al visitante, que nada más atravesar una puerta blindada de acero de más de un metro de espesor se encuentra cara a cara con riquezas jamás soñadas, como el diamante “Océano de Luz” (Darya-ye Noor en persa, hermana de
Kuh-e-Noor), el más grande color rosa del mundo con un peso de 182 quilates.

Darya-ye Noor

Otras piezas son igualmente espectaculares en su lujo y en su artesanía, como el orbe terrestre creado hace 140 años para un rey de la dinastía Qajar. De casi un metro de altura, los orfebres emplearon 34 kilos de oro y engarzaron más de 50.000 rubíes, esmeraldas y diamantes (casi 4 kilos de piedras preciosas) en una pieza cuyo único fin fue el de satisfacer el gusto del rey. El Trono del Pavo Real, de oro y con 26.000 piedras preciosas engarzadas, o una espada ceremonial con 1.800 diamantes en su funda y empuñadura son otras de las joyas más curiosas que se pueden observar entre bandejas repletas de rubíes, esmeraldas y decenas de diamantes de más de 100 quilates. Las coronas reales también tienen un lugar importante, entre ellas las llevaron en su coronación Mohamad Reza Pahlaví (1919-1980) y su esposa Farah Diba, los últimos reyes de Irán derrocados en 1979 tras la Revolución Islámica, unos engorrosos artefactos con varios kilos de joyas y perlas engarzados cada uno.

ORIENTE VIAJES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s