Uzbekistán: nuestro destino nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas

Uzbekistán es una de las partes más exóticas de la llamada “Ruta de la Seda” en Asia Central. 
El nombre de Samarkanda evoca a los poetas persas como Omar Jayyam, al Imperio de Tamerlán, a esplendores arquitectónicos, a las caravanas de camellos cargadas de mercancías en lento camino a lo largo de la Ruta de la Seda que unía China con Europa. Mezquitas y edificios históricos milenarios que definen siluetas muy específicas en cada ciudad, Uzbekistán ha sido un lugar de paso para infinitas civilizaciones quienes iban en busca de conocimiento y comerciar con exóticos productos. Viajar por Uzbekistán y merodear por sus bazares y cascos antiguos es como hacer un pequeño viaje al pasado.

A lo largo de su larga historia la tierra uzbeka ha visto de todo: el ascenso y el declive de los poderosos imperios de Alejandro MagnoGenghis Khan y Amir Temur, las guerras destructivas, el auge del pensamiento científico y la construcción de las obras maestras de arquitectura. Más de una vez Uzbekistán se convertía en el cruce de los mundos, donde se encontraban las diferentes culturas y civilizaciones: por aquí pasaban miles de caravanas ricas de la Gran Ruta de la Seda, que unían el Mediterráneo y Oriente Medio con la India y China. A lo largo de las arterias vivas de las rutas de caravanas cada vez aparecían y florecían nuevas ciudades, la cocina nacional asimilaba las mejores recetas de platos extranjeros, los secretos de la preparación de los cuales se compartían generosamente por los mercaderes viandantes.

Hoy en día, Uzbekistán es una república democrática moderna que ofrece un servicio excelente y una infraestructura turística bien desarrollada. Aquí cada uno puede permitirse las vacaciones según su presupuesto – sea un confort de cinco estrellas de hotelesde primera clase o una modesta casa nacional, una emocionante aventura en jeep o el senderismo en las montañas, las vacaciones indolentes en la playa o una visita activa de las antiguas ciudades con sus innumerables curiosidades.

Cómo vestirse en Uzbekistán

Depende de la estación de año la ropa para el viaje por Uzbekistán puede variar, pero siempre debe ser cómoda, habitual y corresponder a las condiciones climáticas mencionadas anteriormente. Cuando hace calor es mejor llevar la ropa de algodón y de otras fibras naturales. Tanto para los hombres como para las mujeres se recomiendan las camisetas y pantalones cortos. Cuando hace mucho calor, es aconsejable llevar siempre las gafas de sol, sombrero o vicera y protector solar.
No se olvide de zapatos cómodos, ya que la mayoría de las excursiones se hace a pie. Se recomienda llevar calzado que sea no sólo cómodo, sino también práctico, con una suela sólida y sin tacones, porque las excursiones pueden realizarse incluso por los caminos rocosos y polvorientos.
A principios de la primavera (marzo – principios de abril) y finales de otoño (octubre – noviembre) hace falta llevar una chaqueta, cortavientos y un suéter o jersey fino. En invierno, las temperaturas pueden bajar hasta menos 3-8° C, por eso la mejor opción es una chaqueta, abrigo o impermeable y un gorro.
Si también va a visitar las montañas o el desierto, hay que tomar en cuenta que puede haber mucha diferencia entre las temperaturas de día y de noche, además, en la montaña suele hacer mucho más frío que en las ciudades.
Por supuesto, hay que recordar sobre la actitud respetuosa hacia las tradiciones, cultura y religión locales. Por eso, al visitar lugares de culto religioso asegúrese de llevar una bufanda o un pañuelo para cubrirse la cabeza y los hombros. Tenga en cuenta también que en Uzbekistán durante su visita a las mezquitas hay que quitarse los zapatos.
Usted no debe vestirse provocativamente o llevar joyas muy brillantes con el fin de evitar malentendido por parte de los habitantes de las zonas remotas de Uzbekistán.

Cocina uzbeka

La cocina nacional uzbeka es muy rica y variada: hay más de diez tipos de plov, manty, samsa, brochetas, lagman, janum, mampar, chuchvara, dulces orientales y otros platos uzbekos que se pueden probar casi en cada café o restaurante de la república.
Los platos más comunes de la cocina uzbeka son:

Plov – plato de arroz, aceite, carne, zanahoria, cada ciudad de Uzbekistán tiene su propia receta singular de hacer este delicioso plato nacional de Asia;

Barbacoa – carne que se cocina sobre fuego abierto, se destaca por su variedad y métodos de preparación;
Samsa – empanadillas de diferentes formas (redonda, cuadrada, triángula) de hojaldre rellenas de carne, patatas, calabaza o verdura fresca de primavera, cocidas en el horno nacional – tandyr;
Shurpa – sopa con carne de cordero y hortalizas;
Nahud – garbanzos grandes de Asia Central, guisados con carne de cordero;
Manty – empanadillas cocidas al vapor de masa sin levadura rellenas de carne picada o de calabaza, grasa de cordero, cebolla con especias tradicionales uzbekas – zira (comino) y pimienta negra.

Para más información

Página de ORIENTE VIAJES para planear su futuro viaje inolvidable

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s