Viajar a Irán en Ramadan: Un ambiente de fiesta que duraba hasta la madrugada, viaje de 21 a 31 de Mayo 2018

Hola soy Javier del grupo de cuatro que estuvimos 11 días recorriendo Irán y regresamos el 31 de Mayo de 2018.

Hace dos años viajamos a Uzbekistan con otra agencia recorriendo la ruta de la seda desde Tasken a Jiva, Bujara y Samarkanda. Allí nos dijeron que si nos había gustado no podíamos dejar de ver Irán, la cuna de la cultura Persa que había impregnado al resto de países de Oriente Medio.

Este año nos decidimos, con Oriente Viajes, a hacer este viaje por la tierra de los Arios los mismos cuatro que recorrimos la tierra de los Uzbekos y tenemos que decir que el que nos recomendó hacerlo acertó.

El país tiene unas joyas culturales, arqueológicas y arquitectónicas espectaculares. La diferencia de Irán respecto al resto del mundo es su relación con el tiempo. Ves edificaciones, personajes, historias, hechos que ocurrieron hace 3000-5000 años cuando la inmensa mayoría del mundo se movía en tribus que construían chozas. Lo que ves y lees te abre la mente para ser consciente de la importancia de Persia en la cultura occidental y oriental.

A esto se une la importancia de algunas de sus ciudades en la ruta de la seda y la magia de la cultural oriental. Solo con Isfahan el viaje merecería la pena por si solo pero a esto le sumas Persépolis, las tumbas Amenidas de Naqsh-e Rustam, las mezquitas Nasir al Mulk y Vakil o el Palacio Naranjestam en Shiraz, las torres del viento zoroastrianas o la ciudad vieja en Yazd, pasear tranquilamente por cualquiera de los maravillosos Bazares que existen en las ciudades que recorres y un aspecto que realmente nos encantó: la amabilidad de la gente. Nos gusta patear las ciudades y como íbamos cuatro siempre  nos reservábamos tiempo desde el atardecer para movernos por donde estuviésemos. Coincidió además que era Ramadán y la gente salía a las calles cuando anochecía para romper el ayuno tras la llamada a oración, en un ambiente de fiesta que duraba hasta la madrugada. Salen a los parques y las plazas con la familia a cenar, hablar y disfrutar de ese momento. Todo se llena de gente. Cuando vas paseando te saludan y te invitan a compartir la cena con ellos, la gente se acerca a preguntar de donde eres y si te gusta Irán, los niños saludan y las madres siguen el saludo, si ven que están perdido o tienes alguna duda se acercan a ofrecer ayuda…. La gente es maravillosa, es curiosa sin invadir tu espacio, es atenta y hospitalaria, nunca agobia, piden permiso para acercarse y agradecen cualquier momento de conversación.

En fin, no me enrollo más, un gran viaje. Gracias a nuestro guia Said Safayi, arqueólogo  gran conocedor de Irán que además puso sentimiento e ilusión en sus explicaciones, a nuestro conductor, que nos llevó a lo largo de tantos kms y nos trató muy bien, y a Amir Dayani por su invitación a una agradable cena en su casa de Isfahán.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s