Conociendo Irán

Cecil William cuenta su viaje a Irán. Él y su esposa viajaron a Irán en abril de 2016 en el marco de “Rutas Culturales” organizado por Oriente Viajes.

“La culpa la tuvo Lope. Efectivamente, hacía tiempo que pensaba visitar la casa-museo de Lope de Vega, que se encuentra en la calle de Cervantes en el muy castizo y recientemente remozado Barrio de las Letras de Madrid. Pues bien, las pasadas Navidades, aprovechando nuestra estancia en casa de los padres de Laura, que viven en Chamartín, allá que nos fuimos. Terminada la visita, nos pusimos a deambular por el barrio y a los pocos minutos y para nuestra gran sorpresa, nos encontramos delante del Centro Cultural Iraní en la calle de Santa María. Atraídos por el exotismo que emanaba de su interior, penetramos en el local, donde fuimos recibidos con gran cordialidad por Ahmed y Khati. Aunque hasta ese momento no se nos había ocurrido viajar a Irán, la explicación de los viajes que organizaba el Centro y las fotografías que nos enseñaron, resultaron ser una tentación que fuimos incapaces de resistir… Para este viaje en concreto, que iba a ser de 21 días de duración, se habían apuntado ya dos personas, Íñigo y Ana, que eran en realidad los inspiradores del periplo y autores de su itinerario, que abarcaba, además de Teherán, las ciudades de Kermán, Yazd, Shiraz, las ruinas de Persépolis, Isfahán, Kashán y Kom, con paradas intermedias en pequeñas localidades del desierto, y que como supimos después y agradecimos profundamente, era el resultado de un meticuloso estudio previo en el que habían invertido mucho tiempo y no menos ilusión. De hecho, los responsables del Centro se referían al viaje como “viaje Íñigo”…. Al final, nos apuntamos un total de 10 personas al “viaje Íñigo” y solo puedo decir que fue un acierto absoluto.

222

De compras en el bazar

No voy a insistir aquí en las razones –que son muchísimas‒ por las que uno debe visitar Irán: la historia de la antigua Persia que es también en gran medida la nuestra, los monumentos, los mausoleos, las mezquitas, el arte de la miniatura heredada de los mongoles, las alfombras, la comida, los bazares, la extraordinaria hospitalidad  y amabilidad de sus habitantes, etc. Todo ello lo han contado con profusión de detalles otros muchos comentaristas cuyos artículos se han publicado y se seguirán publicando en esta página. Baste decir que confirmo y ratifico totalmente cuantas opiniones positivas sobre Irán en sus múltiples facetas aparecen en este blog de Oriente Viajes.

11

Por la Ruta de la Seda a lomos de camello

El viaje

Me limitaré, pues, a referirme brevemente a la organización de nuestro viaje concreto por parte de Oriente Viajes. Todo fue perfecto. Los vuelos, tanto los internacionales como el nacional desde Teherán a Kermán, los alojamientos, los desplazamientos en minibús, las comidas, la puntualidad y amabilidad de nuestro conductor Mehdi, las visitas a los museos, palacios y jardines, en definitiva todos los elementos que contribuyen al éxito de un viaje de estas características funcionaron a la perfección.

Sin duda, a este éxito contribuyó también de modo decisivo el hecho de que todos los miembros del grupo congeniamos extraordinariamente bien desde el principio y quiero agradecer desde aquí a los demás compañeros y compañeras que, como yo, nos hemos convertido en incondicionales admiradores de Irán: Ana e Iñigo, Amador y Reyes, Raquel, Antonio, Loles y David.

333

Conociéndonos mejor

Mención especial merece nuestra guía, Mahsa Zandi. He aquí alguien que reúne en su persona unas cualidades excepcionales: a su espléndida y lozana belleza, realzada por su innata elegancia en el vestir, se une una personalidad alegre, abierta, simpática, cariñosa, que no escatima ni tiempo ni esfuerzo en atendernos, ayudarnos, acompañarnos, incluso más allá de las obligaciones del programa, que contesta a todas nuestras preguntas, soluciona nuestras dudas y en los trayectos más largos nos divierte con sus comentarios y explicaciones sobre los usos y costumbres de su país y nos enseña los rudimentos del persa, hermoso idioma que en su voz aterciopelada rezuma todo el encanto de la milenaria literatura de su país. En todas las visitas que realizamos con ella ‒monumentos, museos, palacios, jardines‒ sus explicaciones exhaustivas y amenas no hicieron más que acrecentar nuestro interés por profundizar en el conocimiento de este increíble país. Creo sinceramente que con Mahsa hemos tenido una enorme suerte y que todos hemos quedado prendados de su radiante personalidad. Y después de 21 días pasados en su gratísima compañía, todos sin excepción la echamos (y seguiremos echándola) mucho de menos.

4444

Nuestra guía, Mahsa

Conclusión

Y unas observaciones para finalizar. Tengo, tenemos, la impresión de que llegamos a tiempo. Quiero decir que hemos visto Irán en su salsa, en su genuino y auténtico ser. Esto es, antes de la invasión del turismo masivo y de la apertura del país a los promotores de la implacable macdonaldización del mundo. Porque mucho me temo que tras el levantamiento de las sanciones tan injustamente impuestas al país por el autonombrado gendarme mundial y sus ministriles (cuyas intervenciones brutales en defensa de la democracia y de los derechos humanos han cosechado los sonados éxitos que vemos reflejados cotidianamente en Afganistán, Irak, Libia y Siria, y en los interminables flujos de refugiados que son la consecuencia directa de aquellas intervenciones), se colará inevitablemente -aunque ojalá me equivoque- la avanzadilla del capitalismo occidental con sus multinacionales, sus franquicias y sus modos y gustos descaradamente anglosajonizantes.

Pero por el momento esto no ha sucedido y así durante nuestra visita a Irán de la mano de Oriente Viajes hemos sido los afortunados espectadores, y en ocasiones los privilegiados partícipes, de una sociedad que ha sabido conservar sus tradiciones sin por ello renunciar al progreso material que brinda la moderna tecnología. Que bajo la implacable y austera (pero sin duda en el fondo benévolamente patriarcal) mirada del Ayatolá Jomeini, que desde todas las plazas y todos los muros y todas las paredes de todas las oficinas y tiendas, y quién sabe si también desde el interior de muchas casas particulares, vela desde su morada eterna por la estricta observancia de los preceptos islámicos y el recato vestimentario de las mujeres iraníes y aun de las turistas extranjeras que se atreven (¡ay, Dios mío!) a adentrarse en el país, construye autovías homologables con las de cualquier país europeo, posee hoteles que ofrecen todos los servicios, incluidos los de internet, que el viajero moderno exige y espera, cuenta con líneas aéreas nacionales de inmejorable calidad y tiene en marcha un impresionante y extensísimo programa de restauración y acondicionamiento de su magnífico patrimonio histórico. Claro que habrá cosas que podrían mejorarse (¿en qué país no las hay?) pero la impresión general que hemos sacado es enormemente positiva, en contraste total con la imagen negativa que se difunde machaconamente en muchos medios occidentales. ¡Animamos a todos a emprender con apertura de miras y espíritu constructivo el fabuloso viaje a Persia!

55

¡Zoroastro vive!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s